Degeneración Macular asociada a la edad: DMAE atrófica y exudativa

  • Escotoma central

  • Drusas

  • DMAE exudativa

    DMAE
  • DMAE atrófica

  • Amsler normal

  • Amsler alterado

¿Qué es?

La degeneración macular asociada a la edad (DMAE) es una enfermedad degenerativa que afecta a la parte central de la retina (mácula) y la coroides. El la 1ª causa de ceguera legal irreversible en personas mayores de 50 años en el mundo occidental, y los factores de riesgo más claramente relacionados con ella con el tabaquismo, la predisposición genética, la hipertensión arterial y el colesterol.

Con la edad se acumulan depósitos bajo la retina, que llamamos drusas, junto con otras alteraciones de la mácula. Éstas pueden derivar con el tiempo en una de las formas más avanzadas de DMAE: la atrófica (seca) y la exudativa (húmeda).

¿Qué síntomas ocasiona?

La DMAE ocasiona en su forma más precoz una pérdida variable de visión central. Las formas avanzadas se caracterizan por una pérdida progresiva de esta visión que puede ser lenta (atrófica) o brusca (exudativa). Otros síntomas son la aparición de una mancha central en el campo visual o la distorsión de las líneas.

Lo normal con el tiempo es que afecte a los dos ojos, por lo que es importante revisar la retina de forma periódica para detectar los cambios que puedan aparecer lo antes posible.

¿Cuál es su tratamiento?

La DMAE exudativa se trata mediante la administración periódica de fármacos que se inyectan en el ojo, cuyo objetivo es reducir la proliferación de los vasos anómalos que ocasionan la enfermedad. La DMAE atrófica no tiene tratamiento en la actualidad.

Estamos especializados en el tratamiento de la DMAE en Madrid

Una de las especialidades de IPR es el tratamiento de la degeneración macular en Madrid, una enfermedad asociada a la edad y que en sus manifestaciones más avanzadas degenera en la DMAE atrófica y la exudativa. En sus primeras fases afecta a la visión central, pero también es una de las patologías que son causantes de la ceguera legal irreversible, la principal en el mundo occidental para personas mayores de 50 años

La DMAE atrófica o Degeneración Macular Asociada a la Edad seca conlleva una pérdida lenta y progresiva de la visión central, lo que supone un gran riesgo puesto que el paciente la detecta demasiado tarde, por eso desde IPR fomentamos las revisiones periódicas con el fin de valorar su evolución y poner los medios necesarios para evitar un fatal desenlace.

Asimismo, tratamos en Madrid la DMAE exudativa, también llamada húmeda que tiene una progresión más brusca que la atrófica pero que puede ser tratada a través de la inyección en el ojo afectado de fármacos de forma periódica, de esta forma se reduce la multiplicación de los vasos anómalos que son los causantes de la enfermedad

DMAE atrófica

Los síntomas de la DMAE atrófica son la pérdida de la visión central, así como la aparición de una mancha o la distorsión de las líneas en el centro del campo visual. Su evolución es progresiva y lenta, lo que puede conllevar una detección tardía, algo que puede ser muy grave puesto que actualmente no tiene tratamiento.

DMAE exudativa

La diferencia de la DMAE exudativa con respecto a la atrófica es que la pérdida de visión se produce de forma más brusca y sí tiene un tratamiento que evita su proliferación. Este consiste en la administración de fármacos inyectados directamente en el ojo de forma periódica con el fin de controlar su evolución para conservar, en la medida de lo posible, la calidad visual del paciente.

Tanto si padeces una Degeneración Macular Asociada a la Edad atrófica o exudativa, es de vital importancia que acudas a nuestro centro oftalmológico para que los mejores especialistas te realicen un completo examen con el fin de determinar el grado de evolución de la enfermedad, así como el procedimiento a seguir para controlar su evolución dentro de lo posible.